Ejercicios faciales

03.10.2010 02:16

 

Ejercicios Faciales

Ejercicios Faciales (Getty, DCI)

 

Ejercicios faciales

Hay toda una tendencia a afirmar que masajeando y ejercitando tus músculos faciales puedes prevenir, o al menos retardar, la aparición de arrugas. La teoría dice que los músculos faciales, como cualquier otro músculo del cuerpo, se vuelven perezosos y fláccidos cuando no se los ejercita regularmente, lo que posibilita la aparición de arrugas. Terapias como "Rejuvanessence", una técnica holística de rejuvenecimiento facial, sostienen que el masaje suaviza y alisa la piel, operando en el tejido conectivo reparando la elasticidad y recuperando una apariencia juvenil.
Los ejercicios faciales son simples, incluyen el masaje o estiramiento de áreas faciales, y el mejor momento para realizarlos es por la mañana o por la noche, durante alrededor de 10 minutos.

Instrucciones para ejercitar tu rostro

- ¡Basta de párpados caídos!
Eleva las cejas con los dedos índices y medios, luego cierra los ojos y cuenta hasta siete, por último mueve los dedos despacio hacia abajo y relaja la zona.

- Un planchado para las patas de gallo
Acaricia estas líneas con el dedo medio hacia arriba y hacia abajo, y luego presiona este dedo sobre el inicio de la pata de gallo para "plancharla".

- ¿Tez joven y saludable? Presiona las teclas de tu piel...
Este ejercicio mejora la circulación y afirma la piel dándole un brillo saludable. Tamborilea con las yemas de tus dedos medios desde el puente de la nariz a lo largo de las cejas, sigue alrededor de los ojos a lo largo de la parte superior del hueso de la mejilla. Luego tamborilea desde las comisuras de los labios hasta los ojos (la zona anexa a la nariz). Por último ve desde la punta del mentón todo a lo largo de la mandíbula hasta cada oreja. Ejerce una suave y rápida presión 20 veces en cada punto.

Instrucciones para ejercitar tus labios

- Labios jugosos y lisos
Siéntate frente al espejo. Abre tu boca bien grande, como si estuvieras gritando, pero con las comisuras hacia adentro, formando un óvalo. Ahora curva tus labios sobre los dientes, y cuenta despacio hasta diez. Ve juntando los labios hasta que casi se toquen y por último relaja tu expresión lentamente.

—————

Volver